Antorcha, Organizaciones 23 diciembre, 2020

En Tabasco, después de la irresponsabilidad, la burla

por Redacción inqro

Por Jerónimo Gurrola

Como estamos enterados a través de los medios de comunicación, más de 500 mil personas y 200 mil viviendas de 14 municipios del Estado de Tabasco, donde confluyen dos de los ríos más caudalosos de México, el Grijalva y el Usumacinta, gobernado por Morena desde hace una década, fueron víctimas de los fenómenos meteorológicos, Eta e Iota además de las precipitaciones provocadas por el paso del Huracán Delta y varios frentes fríos. La peor inundación sufrida en muchos años.

De nada sirvió el intenso y agotador trabajo realizado por los elementos del ejército y la población que desesperada trabajó en el llenado y colocación de hileras con miles de costales con arena para formar un muro de contención en zonas marginales del río Grijalva. Fue imposible evitar la filtración, quedando todo, varios metros bajo el agua.
Las autoridades, particularmente el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, oriundo de Macuspana, uno de los municipios más afectados, reconoció que al presentarse la disyuntiva de inundar las zonas rurales de los municipios de la periferia donde viven los tabasqueños más pobres como los indígenas chontales, o inundar Villahermosa, la capital y ciudad más poblada de la región, “decidieron inundar a los más pobres”.
Como era de esperarse, justificó el pésimo desempeño de su gobierno y del gobierno tabasqueño al señalar que “no fueron sólo las lluvias las que provocaron las inundaciones sino que también tuvo ver el mal manejo de la presa Peñitas, debido a que son un efecto de la Reforma Energética aprobada por el gobierno del ex presidente Enrique Peña Nieto”.
Nadie en su sano juicio los puede acusar de provocar los fenómenos naturales, pero en primer lugar, como señalé más arriba, la entidad es gobernada desde hace una década por políticos salidos de las filas del PRD, otrora partido de López Obrador, y ahora por el morenista Adán Augusto López. En segundo lugar, aunque ya no lo dicen, el propio gobernador señaló que la inundación fue por una gran “irresponsabilidad y negligencia criminal” de parte del director de la Comisión Federal de Electricidad, Manuel Bartlet.
“Vaya cinismo para esconder la irresponsabilidad de Manuel Bartlett y de los funcionarios de la CFE; primero Bartlett confiesa que cometieron un error de cálculo en la operación de la presa Peñitas al desfogarla a más de 1500m3/seg. Con ello inundaron criminalmente la planicie tabasqueña”, dijo Adán Augusto, y fue más allá al hablar de presentar denuncias y demandas para que la CFE indemnice a los tabasqueños que resultaron damnificados y repare la infraestructura dañada o destruida.

La irresponsabilidad de los gobiernos morenistas no paró allí. Después de inundarlos, los abandonaron a su suerte durante semanas, no sólo para no inundar Villahermosa, capital del estado, sino para evitar la inundación de su proyecto, la Refinería Dos Bocas. Sin instrumentar más plan de salvamento que el llamado de “sálvense como puedan en las partes más altas”, sin alimentos, ropa y medicamentos, por aquello de la austeridad y corrupción, y para rematar han jugado con la vida de la población ante la ola de contagios de covid-19 ya que al llamarlos para entregarles 10 mil pesos en efectivo a los damnificados, ha provocado un repunte en el número de contagios y muertes que hasta el pasado viernes 18 del presente mes, había registrados más de 3 mil decesos y 41 mil casos confirmados.

Pero no es todo, faltaba la especialidad del presidente y su partido. Después del sufrimiento y pérdida de todas sus pertenencias, la burla, al politizar la entrega de los apoyos, provocando como es normal, reclamos y acusaciones de favorecer a simpatizantes de Morena a través de la Secretaría de Bienestar. ¿10 mil pesos es el costo de vidas humanas? ¿10 mil pesos son suficientes para reponer o reparar viviendas, muebles o ganado perdidos? ¿10 mil pesos son suficientes para atender a las miles de familias que están enfermando de coronavirus en esta complicada etapa de la pandemia que crece todos los días?

¿Diez mil pesos vale la humillación al hacer interminables colas de día y de noche? 10 mil pesos también les prometieron a los damnificados de Nayarit por la inundación del Río San Pedro, algunos recibieron 5 mil, el resto sigue esperando…

jerogurrola@yahoo.com.mx

@jgurrolag1

Síguenos y danos like: