Cine, Editorial 09/09/2019

It (Eso) – Capítulo Dos. Por Juan Pablo Lagunes @juampslag

por Redacción

It (Eso) hizo historia en la industria del cine en el año 2017, reventando la taquilla con 700 millones de dólares recaudados en todo el mundo, un hito sin precedentes en el género de Horror, lo que le valió un récord que hasta este momento posee. Además de la taquilla, la película fue exitosa porque gustó mucho tanto a crítica como a audiencia, por la sencilla razón de ser una película de terror, pero con muchísimo corazón.

No vamos a enfocarnos en la primera parte de esta historia, pero inevitablemente tendremos que hablar de ella, ya que el mismo Stephen King dice que Capítulo Dos no es una secuela, sino la segunda mitad de la historia.

Veintisiete años después de su primer encuentro con Pennywise, El Club de los Perdedores ha crecido y abandonado Derry, hasta que una devastadora llamada telefónica los hace regresar a lo que fue su hogar. Partiendo de esta premisa nos podemos imaginar el desarrollo que tomará la historia: veremos a un grupo de amigos reencontrándose para pelear con el payaso Pennywise de manera definitiva, pero al mismo tiempo queremos sorprendernos con los temibles trucos del monstruo y encantarnos con el grupo de amigos como lo hicimos hace exactamente dos años. ¿Lo logra esta película?

Todos están de vuelta para esta nueva entrega. El director Andrés Muschietti toma las riendas de nuevo pero con una libertad mucho mayor, ya que Warner Bros. le dobló el presupuesto con el que contaba hace un par de años (de 35 MDD a 70 MDD), lo que dio pie a la contratación de un elenco espectacular que comentaremos más adelante. De igual manera, Gary Dauberman (guionista de la trilogía de Annabelle, La Monja e It (Eso)) vuelve a escribir, aunque esta vez lo hace en solitario, ya que en la primera lo acompañaron Cary Fukunaga y Chase Palmer. A mi parecer, ambos cumplen con creces a las expectativas, ya que en la entrega anterior, Muschietti demostró su talento en cuanto a la dirección de actores (lograr tan buen rollo y sentir una relación increíble entre los niños a través de la pantalla es reflejo de una buena dirección de actores) y la dirección del horror, cosa que ya había demostrado en Mamá pero que terminó de explotar en ambas partes de It. 

He de mencionar que el realizador argentino, aunque cumple con el trabajo en escenas como la de Bill en la feria, Beverly en el baño y Ben en la casa de campo; en realidad le da el tono a la película más como un drama que como una de miedo, cosa que me resultó muy sorprendente, pero entendible, aunque no sé qué tanto le pueda parecer esto a los demás, ya que si sintetizamos: It (Eso) – Capítulo Dos es una película de miedo que en realidad no asusta tanto. También quiero destacar que la elección de escritura por parte de Dauberman en solitario me tenía un poco inquieto, ya que ninguna película de Annabelle tiene un gran desarrollo ni en narrativa ni en personajes, y La Monjaes terrible en todos los aspectos; pero en esta ocasión, al basarse en un material tan bueno por parte de King, en realidad el guionista logra una gran adaptación en cuanto a historia y a personajes; todos tienen su momento de brillar y todos sufren un gran desarrollo. Mención especial para el personaje de Richie.

Ha llegado el momento de hablar de las estrellas. Y si de ellas hablaremos, he de decir que quien merece todo el crédito, es el señor Rich Delia, director de casting de ambas cintas. Su trabajo en la anterior fue excelente, encontrando el reemplazo perfecto de Will Poulter para interpretar a Pennywise con Bill Skarsgard, y eligiendo a siete niños actores espectaculares que le dieron un grandísimo corazón a la película. Esta vez, de mano de un presupuesto capaz de contratar a superestrellas, encontró a siete actores que cualquiera pensaría que son las versiones adultas de los chicos de la original. Yo estoy impresionado con el parecido de James Ransone con Jack Dylan Grazer (Eddie) y de Jay Ryan con Jeremy Ray Taylor (Ben); además de las increíbles incorporaciones de James McAvoy, Jessica Chastain y Bill Hader (Bill, Beverly y Richie; respectivamente). El trabajo de todos cumple con creces, considerando que era su responsabilidad “imitar” el trabajo de los chicos en la anterior; pero Bill Hader es el que se lleva los aplausos al sacarnos infinidad de carcajadas, y a su vez cautivarnos con sus escenas dramáticas. Claro que Bill Skarsgard se merece todo el reconocimiento del mundo con su interpretación como Pennywise, aunque siento yo que lo disfruté mucho más en la primera parte.

Para concluir, hago mucho énfasis en lo que mencioné de que esta película se siente más como un drama tenebroso que una película de terror en sí; porque si vas con las expectativas de ir a morirte de miedo, creo que saldrás un poco decepcionado. Muchos critican las casi tres horas de duración; en mi caso particular, no se me hizo aburrida o lenta en ningún momento, aunque si de mí hubiera dependido, hubiera metido la tijera en ciertas partes del desarrollo para cerrarla alrededor de las dos horas y media, tiempo que me parece hubiera sido el perfecto; aún así, entendería a quien le pareciera lenta en ciertos puntos. La película logra el cometido de cerrar los arcos argumentales de todos de forma satisfactoria; desde Pennywise hasta cada perdedor. 

It (Eso) – Capítulo Dos es de las películas más esperadas del año, seguramente volverá a ser un éxito taquillero, pero encima de eso, da gusto ver un trabajo de Stephen King adaptado correctamente, justo como le gusta a la mente detrás de todo este universo terrorífico.

 

Calificación: 7.5/10.

Síguenos y danos like:

   Enviar artículo en formato PDF   
Haz un comentario